Otro día bajo el sol.

Se me hace tan confuso el camino que no sabría decir por qué me fui, ni hacia dónde me dirigía. Se me hace tan largo que no recuerdo las victorias y las derrotas que lo poblaron. Se me hace tan tortuoso que dudo que valgan la pena tanto esfuerzo y tantas heridas. Se me hace tan cuesta arriba que me da vértigo mirar hacia atrás. Y, sobre todo, se me hace tan silencioso que te echo de menos más de lo que me gustaría.